Hazme reír: Tips para encontrar tu lado cómico

La risa es una de las mejores medicinas caseras para combatir el stress diario. Es también una forma de comunicación que nos permite indicarle al otro que lo que dijo o hizo nos gusta y que, de alguna manera, lo comprendemos. Cuando se trata de brindar un discurso, el humor es una buena herramienta para conectar con la audiencia, sobre todo si se utilizan elementos del día-a-día con los que los espectadores se puedan identificar. Compartimos algunos consejos para hacer de tu próximo discurso el más gracioso!

Comienza con humor

Si quieres que tu audiencia se ría, permítele hacerlo desde el principio. Esto no significa que comiences contando un chiste, sino que puedes presentar un hecho o elemento que resulte inesperado que tenga que ver con el contenido de tu mensaje. Puede pasar que tu audiencia no ría, pero al menos no te desviaste del tema de tu discurso.

Exagera

Aún si tu historia no tiene grandes elementos cómicos, al exagerarlos estos llamarán la atención de las personas. Quizás tu anécdota consista en algo tan simple como la larga espera en una cola de supermercado. Sin embargo, si exageras el tiempo de la espera, la cantidad y diversidad de productos que decidió comprar la persona que está adelante tuyo en la caja, o la eterna paciencia de la persona que atiende mientras lo único que quieres hacer es pagar tu bebida y salir de allí, provocarás que tu audiencia recuerde las situaciones similares que vivieron y se rían de ello.

Incluye personajes

Las situaciones más graciosas también incluyen interacciones con otros personajes, que pueden ser humanos, animales u objetos. Por ejemplo, la escena puede ser una clase avanzada de yoga y sus complicadas posturas. Los personajes pueden ser: el instructor/a, otros asistentes, la colchoneta que se resbala cuando intento hacer el Saludo al Sol y, por supuesto, yo. Describe tu interacción con estos personajes con la misma exageración que mencionamos en el punto anterior, y verás como tu audiencia revive esa experiencia contigo.

El cierre de tu charla

No hay nada más memorable que un discurso humorístico que hizo que las personas pasen un rato agradable y que se reían contigo (y no de tí). Para terminar la charla con broche de oro, lo recomendable es llevar a tu audiencia hacia un lugar inesperado. Darren LaCroix, un experto Toastmaster, propone utilizar estrategia Call-back, o uso de un elemento que ya hayas utilizado previamente en el discurso, o incluso de otro discurso anterior y que te sirva de referencia para enfatizar tu mensaje, con un toque de humor.

Los SÍ y los NO de un discurso humorístico

 diseña el chiste según tu audiencia. Cada público ríe con diferentes cosas.

 practica tu discurso con otras personas y solicítales feedback.

 habla desde la verdad. Los momentos más cómicos surgen cuando la audiencia escucha una verdad dicha con humor.

NO copies los chistes de otras personas.

NO anuncies que vas a contar un chiste o que tu discurso será humorístico. Perderás la sorpresa de tu audiencia.

NO pierdas el objetivo y el mensaje de tu charla.

 

No te pierdas la próxima reunión de Toastmasters Montevideo el 6 de julio. Regístrate AQUÍ!

 

Les dejamos un video de Darren LaCroix quien nos explica cómo hacer un discurso con humor.

 

 

Fuentes:

http://magazines.toastmasters.org

“HOW TO BE FUNNY IN A SPEECH – Checklist of Dos & Donts” de Kolarele Sonaike, The ‘Great Speech’ Consultancy.

Image: Selected by Freepik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*