Alcanzar el éxito: liderazgo, perseverancia y resiliencia

En época de Juegos Olímpicos, deportistas de todo el mundo participan de manera individual o grupal para alcanzar el éxito, o al menos su concepción de éxito, que va desde hacerse con la tan preciada medalla o mejorar puntuaciones individuales. Los deportistas deben tener la pasión para alcanzar la meta, y al mismo tiempo resiliencia para sobreponerse si no logran ese objetivo, para levantarse y continuar entrenando para la próxima contienda. Esta fortaleza también la deben poseer los líderes para guiar a su grupo a luchar por conseguir la meta y la fortaleza para perserverar en caso de que el  resultado no sea el esperado.

¿Qué características debe tener todo líder?

Liderar y motivar a un equipo -ya sea deportivo o de trabajo- es una tarea que requiere de la unión de elementos que faciliten alcanzar los objetivos comunes. Ser líder implica buscar que tu equipo (de jugadores grupales o individuales) te siga y crea en tí para alcanzar la meta. En el deporte existen entrenador@s y capitan@s de equipo. Ya sea en tu equipo deportivo o laboral, hay algunas características que todo líder debe tener y las compartimos a continuación:.

Tener la meta en mente.

Covey ya lo propuso con su primer hábito para ser efectivo. Comenzar con un fin en mente y saber cuál es el camino que se debe recorrer para alcanzarlo.

Guiar con el ejemplo.

Los y las líderes necesitan mostrar con sus propias acciones aquello que promueven. Respetar el tiempo de los demás y llegar en hora a los encuentros, así como escuchar atentamente a tu equipo, y darles espacio para sus opiniones e inquietudes son actitudes promueven un buen trabajo grupal.

Ser humilde.

Ser líder implica compartir el centro de atención y sentirte cómodo dándole el crédito a tu equipo. Es entender que el resultado es un esfuerzo colectivo.

Comunicar efectivamente.

La comunicación debe ser clara sobre tus expectativas como líder. Cada miembro del equipo debe saber qué es lo que se espera de su participación. La escucha de cada integrante del equipo es importante para generar una comunicación de dos vías.

Encuentros productivos.

Ya sea un encuentro deportivo o de trabajo, no abuses del tiempo de los demás en reuniones improductivas. Evita abusar del “reunionismo” si en vez de ser eficiente desgasta al equipo y ocupa tiempo valioso para las tareas o prácticas a desarrollar. Covey también lo menciona en el hábito Nº3 “Primero lo primero” donde evaluar la importancia de cada tarea te va a facilitar generar encuentros más efectivos con tu tiempo y el de los demás.

Encuentra alguien quien te mentoree.

Reconocer tus límites y pedir ayuda también es parte del liderazgo. Nadie lo sabe todo, así que cuando dudes, busca a alguien en quien confíes para que te aconseje, y como líder te habrás fortalecido.

Aprende del fracaso.

El mejor aprendizaje surje de los fracasos. Motiva a tu equipo para perserverar ante momentos difíciles, establece una nueva meta y trabaja en conjunto para conseguirla.

Nunca dejes de mejorar.

Ser líder implica estar en constante aprendizaje, es “afilar la sierra” y desarrollar aquello que puedas mejorar o una nueva habilidad que dominar. Asegúrate de tener tu mente abierta a nuevas ideas y posibilidades. Esto te permitirá guiar a tu equipo en el camino de la perserverancia y la resiliencia.

 

Compartimos un ejemplo de perserverancia, motivación y trabajo en equipo:

 

 

¿Ya te registraste en Toastmasters Montevideo? Anotate para futuras reuniones y emprende el camino del liderazgo y la motivación a través de la palabra AQUI!

 

Fuentes consultadas:

https://www.entrepreneur.com/article/267531

http://www.dgsc.go.cr/dgsc/documentos/cecades/los-7-habitos-de-la-gente-altamente-efectiva.pdf

http://dialoguereview.com/elite-sports-stars-business-leaders/

http://psicologia.del.deporte.uma.es/archivos/liderazgo.pdf

Imagen: http://freepik.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*