Memoriza tu discurso en 5 pasos

A la hora de diseñar un discurso seguramente el primer paso sea anotar las ideas en un papel o computadora. Está todo allí, tiene la estructura necesaria y es asertivo,  sin embargo ese discurso ideal se transformó en una cantidad de hojas escritas que ahora deberás memorizar para poder expresarlo de manera natural. Memorizar palabra a palabra no es una opción sencilla ni recomendable. No obstante, a tu cerebro le será más fácil identificar imágenes y conceptos sencillos que hilven tu historia. Aquí te damos 5 pasos para facilitarte el proceso de memorizar tu discurso, para que no pierda naturalidad y espontaneidad.

Paso 1: La idea

Lo primero es definir de qué hablarás. Tu discurso puede ser narrativo, informativo, motivacional; puede ser un discurso de agradecimiento o de celebración. No importa el motivo, el factor común es que estás frente a una audiencia con un mensaje para expresar. En nuestro post anterior compartimos los secretos de un buen discurso.

Paso 2: Visualiza tu discurso

En vez de intentar memorizar las palabras, deconstruye tu mensaje en las imágenes claves de tu historia. Si vas a hablar de una anécdota que te sucedió en tu infancia, cuando rompiste la ventana de una casa jugando a “El manchado” con tus amigos, puedes visualizar la narración con: “amigos”, “pelota”, “ventana”. De esta manera, solo visualizando estos conceptos podrás contar la anécdota completamente sin olvidarte de ningún elemento importante.

Paso 3: Exalta las imágenes

Una vez que imaginaste a tus amigos, la pelota y la ventana, exagera esas imágenes en tu mente, para poder recordarlas fácilmente. Por ejemplo, recrea la pelota con tu imaginación, observa sus colores con tonos brillantes e imagínate con ella en tus manos. Mira a tus amigos y recuerda sus caras para que la idea se fije en tu cerebro; y finalmente la ventana. No importa el tamaño real, imagina una ventana gigante, con vidrios impecables, con cortinas coloridas detrás y recuerda el sonido del vidrio rompiéndose. Esta exageración de las imágenes te permitirá recordar cada momento de la historia.

Paso 4: Ubica tu historia

Una vez que has identificado todas las imágenes-conceptos necesarios de tu discurso, debes ubicarlos en la narrativa de tu historia. ¿Qué sucedió primero? ¿Fue causa de un evento posterior? ¿Qué pasó luego? Al ubicar cada imagen en su lugar, podrás controlar el orden de los sucesos y respetar la estructura de tu discurso, tal cual lo pensaste cuando lo estabas escribiendo.

Paso 5: Une tus imágenes y cuenta tu historia

Ya tienes todas las imágenes identificadas y ubicadas en el tiempo y espacio. Es hora de unirlo todo y comenzar a practicar tu historia. Seguramente te des cuenta que todos los elementos más relevantes de tu discurso están claros y te sientes con más confianza para expresar tu mensaje, porque lo recuerdas!

 

Te dejamos un discurso que además de no utilizar ningún método de recordación, nos habla sobre el poder de las narraciones y la imaginación.

.

 

Fuentes:

http://neomam.com/infographics/how-to-memorize-a-speech

www.freepik.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*