“Soñar con las estrellas y trabajar fuerte en la tierra”

DSC_0913Daniel cerró su Rompehielos con esta frase. El broche de oro para lo que fue una charla memorable, en la que compartió con el grupo el contenido de una caja con recuerdos de su infancia.

 

Importa por dónde empezamos…
Nos contó que no le salía la D mayúscula cursiva hasta que se le ocurrió dibujar un puntito arriba, que le dio la pauta de por dónde arrancar. Esta lección fue un leitmotiv de su vida.

Emprender y reemprender
Descubrimos que fue un niño imaginativo y emprendedor, que escribió el cuento del tornillo Perdido y la marmota Dorotea, vendió corazones de peluche en la feria, fundó el club del tico – tico y el diario “La Juventud” de la escuela. Su primer tiraje fue un éxito editorial; se vendieron 10 ejemplares como pan caliente. Ocurrió que la competencia desleal acabó con la prensa libre.

DSC_0915¿Responden?
También exhibió su intercambio de correspondencia con la NASA, a quienes pedía información y fotografías sobre el espacio, los planetas, las estrellas, la luna y los ovnis. En respuesta, recibió información y fotos, más ningún dato sobre los ovnis.
A los 6 años supo que como su padre y su abuelo quería ser arquitecto; y a los 10 dibujó el plano de una planta de equipamiento.
La caja de recuerdos le ayudó a reconstruir su pasado y concluir que la persona que es hoy que refleja al niño que solía ser; alguien que sueña con las estrellas y trabaja fuerte en la tierra.

 

DSC_0892¡Uruguay es el mejor país!
Héctor, o Koke, como le puso su hermana pequeña, que no podía pronunciar Héctor José, también nos regaló su primer Rompehielos.
Nos contó de su infancia en Rocha, una época de puertas abiertas, sin problemas de horario y lo especial de crecer en el interior. Su venida a Montevideo con su hermana marcó un nuevo relacionamiento.
También nos contó sobre una de sus mejores experiencias, un viaje por el mundo en el que se dio cuenta que para él Uruguay es el mejor país para vivir. Aquí se afincó con su familia felizmente y se ha desarrollado como profesional y empresario.

 

                                                                                               

Revivimos los mundiales 

DSC_0941Adolfo largó su topicmaster comentando la importancia de dominar los espacios de improvisación y nos dio algunos consejos:

• Contestar sin contestar: una posibilidad es no hablar de lo que se pregunta si desconozco el tema propuesto, y hablar de un tema que sí me interese.
• Plantear una estructura: que mi mensaje tenga un punto de partida, desarrolle una idea y concluya sobre un punto.
• Parafrasear y agradecer

Luego nos propuso hacer memoria de los mundiales pasados. Vean estos datos y las consignas:
Nos fuimos a Brasil del 50’, un mundial donde India se retiró tras la prohibición de jugar los partidos descalzos. ¿Cómo se hubiese desarrollado un partido contra Uruguay del 50 con Obdulio a la cabeza?
En México 70’ Inglaterra llevó sus propias salchichas, tocino, cerveza y agua. Desconfiaban de la comida azteca y por ley se destruyó todo en la aduana. ¡El seleccionado uruguayo 2014 marchó con el dulce de leche! ¿Cuál sería el resultado de Uruguay sin yerba mate?
En España 82’ se produce la victoria más abultada de la historia de los Mundiales: Hungría 10 – El Salvador 1. ¿A quién podríamos darle una paliza 10 a 1? Gustavo improvisó de forma fulminante: repartió 5 para Inglaterra y 5 goles para Italia. No se dio exactamente así, ¡pero igual los liquidamos!
Salieron a la cancha: Diego, Daniel, Mariana y Gustavo.

Mundialismo

Para seguir con el espíritu mundialista, les compartimos este capítulo de “Tiranos temblad”, un compendio imperdible.

¡Se escuchan propuestas!
Como evaluadora general, Ximena destacó que nuestro grupo prioriza contenidos y buen ambiente; y propuso colaborar con ideas para consolidar la identidad del Club, como crear nuestros propia síntesis de los roles. ¿Cómo ven reuniones y la agenda? ¿Qué podemos integrar o descartar de nuestros procesos?
Sigámonos en Twitter y conversemos en 140 caracteres.

DSC_0890Agradecemos también la buena onda de siempre de Raúl para encarar sus roles. Esta vez, como Toastmasters, se la jugó como anfitrión de nuestra reunión con mucho entusiasmo y buen humor.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*